Las cosas que valen la pena requieren tiempo. Grandes cantidades de tiempo. Tiempo por delante y por detrás, por los lados y por los bordes.

Si quieres hacer un disco nuevo esto es lo que más necesitas.
Tiempo para divagar, para pensar y para experimentar ; para escribir, para borrar y tirar. Para acostarte a las 6 de la mañana y volver a escribir y volver a tirarlo todo. El proceso de creación tiene algunas fases inevitables que aparentemente pueden parecer estériles, pero que son parte fundamental del proceso.
Sin embargo, para tomarse tiempo hace falta tener los nervios de acero. En este mundo de la inmediatez y la primicia lo que se desea son titulares, estrenos, cosas terminadas, empaquetadas y vuelta a empezar. En mi experiencia, (no será igual para todxs) crear es un lento proceso de destilación. Hay un momento en que todo brota locamente en ideas y potencia, pero dar forma y concretar es harina de otro costal.
Para un culo inquieto e impaciente como el mío esta fase del proceso es bastante complicada, porque requiere que todo lo que ha brotado trepidante y mágico se destile revelando cuáles son las historias que merecen ser contadas. Es un momento fascinante pero también inquietante.
Seguiré de gira este año ( Noviembre: Madrid, Valencia y Alicante ) pero también estoy teniendo el Valor para tomarme el Tiempo de crear algo que valga la pena.
Así que en eso estoy, inmersa en horas y horas de tiempo; por delante y por detrás, por los lados y por los bordes.
‪#‎Tiempo‬
‪#‎NerviosDeAcero‬