Madrid está acabado .Las tiendas de telas al peso de la calle Atocha son ahora oficinas para cambiar divisas. Ahí hacen cola los turistas para cambiar su dinero y poder comprar una sevillana de plástico en alehop.Bueno, ojala se compraran una sevilllana, porque se acabarán comprando una mantita cuqui de lunares con una frase de mr wonderfull que diga “España es la caña” o algo peor.
Aún nos quedan dos tiendas de telas y una de pelucas en la calle Magdalena.
Esa tienda de pelucas es la esencia del mundo del que vengo.Bueno del que veníamos todos antes de querer molar como si fuéramos europeos.Hubo un tiempo que queríamos ser europeos y no nos salía.Ahora ya no queremos ni eso.
Las ciudades europeas son parques temáticos donde recala el turismo de saldo de las nuevas potencias salvajes.Chinos y rusos nos visitan como si fuéramos los restos de una civilización casi extinta.Ya sea el turismo chacho o el “alternativo” de rbnb pasear por Madrid es una experiencia artificial muy parecida a pasear por París, Londres o Roma.
¿Nostalgia? Pues mira, sí.
Cuándo quiten la tienda de pelucas de la calle Magdalena todo habrá terminado en Madrid.
#gentrificación #mecagoentodo #QueNoCuentenConmigo