Nunca me han violado. Me considero una mujer con mucha suerte porque nunca han abusado de mí ni me han agredido sexualmente. Bueno, eso si no cuento como agresión sexual la vez que un viejo me enseñó el pene mientras se masturbaba en una esquina cuando tenía como10 años, ni el barquillero del retiro al que parecía divertirle enseñarme la chorra con tan solo 12 años.Tampoco estoy contando las veces que me han tocado el culo o las tetas en el metro o por la calle, ni las millones de veces que me han dicho por la calle que me querían follar,romperme el orto o proporcionarme un sexo que yo no pedía mientras paseaba. Espera, parece que no tengo tanta suerte. Digamos que he tenido muchísima suerte porque me han agredido sexualmente pero nunca me han violado.La diosa fortuna ha estado de mi parte todas las veces que he vestido minifalda y he ido provocando. Qué gran suerte, porque conozco una cifra alarmante de amigas y conocidas que SÍ han sido violadas y/o abusadas en su infancia o en su juventud. Cada año son más de 1000 mujeres las que denuncian (recordemos que se denuncia un pequeñísimo porcentaje de violaciones y abusos sexuales) Ahora siéntate un segundito y asume este dato y sus consecuencias psico sociales. Sí no tienes los pelos de punta quizá perteneces a la raza infrahumana del puto alcalde de Málaga. Señores dudosos de la situación de las mujeres en el planeta tierra: pregunten. Pregunten a sus amigas, compañeras y esposas cuál es su relación con el abuso sexual. Descubrirán grandes cosas y se estremecerán,entonces tendrán una idea exacta de cuál es nuestra posición en el mundo. Yo no sé qué coño ha pasado en este oscuro y siniestro caso de Málaga , sólo sé que vivo en un mundo de mierda donde se viola y se acosa.Estas 1000 mujeres sólo en el país europeo y civilizado en que vivo. Por eso esta tarde vamos todxs al ministerio de justicia para pedir transparencia en este oscuro proceso judicial y para recordar al mundo que ser mujer es una experiencia de altísimo riesgo en cualquier lugar del mundo.