Ahora que ha pasado un poco la conmoción de lo del rey, os cuento lo que os iba a contar ayer que quedó eclipsado por tamaña noticia.
El domingo iba paseando con mi bici y un guardia civil me paro con actitud solemne:
“Señorita está cortada la calle por un acto militar”.Digo: anda mira, y ¿qué acto militar es? y me dice el señor con orgullo: “es la jura de bandera”
Hasta ahí todo perfecto: militares que hacen lo que les toca en un acto de ceremonia y rigor castrenses con el ministro De Guindos por allí y toda la parafernalia. (Sí, De Guindos ?¿?¿?¿ Pero ¿no era ministro de economía? )
Me quedé a verlo por una cuestión de mera curiosidad antropológica.
Hasta ahí todo era previsible pero de repente les llega el turno a los civiles;
¿Civiles ? -diréis – ¿Hay civiles que juran bandera??
Pues sí señorxs, los hay, y no saben qué fervor emanaban sus cuerpos cuando besaban la bandera en un acto de patriostismo sin igual .
Personicas como usted y como yo, de edades muy dispares jurando la bandera un dominguillo al sol primaveral, llorando como magdalenas por la emoción que les embargaba.
Un par de mujeres de unos 40 años lloraban y se abrazaban mientras aseguraban estar viviendo uno de los momentos más emocionantes de su vida.Una de ellas dijo que lamentablemente no había podido hacer la mili ,ni consagrarse al compromiso con su patria y que al fin lo había logrado.Una tía pijastra de unos 33 años con pinta de super modelo se arrodilló ante el trocico de tela rojigualda y entre pucheros dijo que era esto era algo que le había cambiado la vida.
Yo atónita, lo primero que pensé, fue cuánto tiempo tiene la gente….A mí no me da la vida ni para apostatar, ni para bajar al súper casi.
Y segundo: cuánto ocio facha se respira en el aire ¿no?
Yo ayer gritaba por la república en Sol pero sólo un día antes Paquito estaba de vuelta como el pantalón bombacho en primavera.
Estas cosas me devuelven a ciertas realidades de este país de un garrotazo .Garrotazo de los de Goya.
#HayOtrosMundosPeroEstanEnEste  #juradebanderacivil  #mequedomuerta