La persona que te arregla el ordenador sabe más de ti que tu ginecólogo , tu psicólogo, tu marido y todas tus amigas juntas. Ningún cura ni terapeuta sabe tantos secretos inconfesables como alguien que repara ordenadores.

Cuando tu ordenador se estropea lo llevas a arreglar con urgencia y olvidas borrar el historial así como en su día no tuviste la precaución de navegar en modo oculto.
Imagino que esta gente está curadísima de espanto pero esa persona que no te conoce de nada descubrirá que tu debilidad son las asiáticas con tres tetas, o la práctica de sexo en grupo con ancianos vestidos de teletubbies.También descubrirá que guardas en favoritos tutoriales sobre tuerking,que te gustan las peleas cladestinas de gorriones, sabrá que encargaste en amazon una batamanta eléctrica o tal vez encuentre una carpeta donde dice “pensamientos positivos” con fotos de atardeceres en Nepal y frases escritas por Louise Hay.
Sí, esa gente lo va a saber todo sobre ti y cuando vayas a recoger el ordenador lo harás mirando al suelo como si entrases a una farmacia llena de gente pidiendo Hemoal a voz en cuello.
Sin duda alguna la humillación y el bochorno están a tan sólo un clic del informático de tu barrio.